Las patatas ecológicas

Las patatas ecológicas deben ser básicas en nuestra dieta. Una sencilla patata es un producto básico y todo un manjar para nuestro paladar. Las patatas son una de las fuentes de alimentos más comunes e importantes en el planeta, y contienen una gran cantidad de beneficios para la salud que los hacen aún más esenciales como un elemento dietético básico para gran parte de la población mundial.

La patata forma parte de los siete productos básicos en se recomiendan consumir en su variedad ecológica. Según la organización norteamericana EWG (Environmental Working Group), solo con habituarnos a consumir la modalidad orgánica de los 7 alimentos más utilizados en nuestra dieta, entre los que se incluye la patata, se podría reducir hasta en un 80% la ingesta de elementos nocivos en nuestra alimentación.

En el caso de las patatas, estamos hablando de unos de los productos en los que la agricultura tradicional utiliza más plaguicidas. El problema de estos plaguicidas es que alguno de ellos no se elimina con el simple hecho de lavar la patata.

En España, el mercado ofrece desde hace años patatas ecológicas de producción nacional.  La marca más veterana de España en el cultivo y comercialización de patatas ecológicas es Zarabiku y comenzó en esta aventura en 1998.

Una de las mayores dificultades con las que se encuentra el cultivo de patatas bio o patatas ecológicas es la dificultad para eliminar las malas hierbas en el terreno.

En la agricultura tradicional las malas hierbas se combaten a través de herbicidas. El uso de herbicidas es barato y muy efectivo, pero puede dejar restos en el producto final.

En el cultivo de patatas ecológicas se utilizan métodos alternativos al uso de estos herbicidas. Estos métodos son más laboriosos y, por tanto, más caros y, en líneas generales consisten en la retirada (manual o con maquinaria) de las malas hierbas que no han podido evitar y en la realización de falsas siembras. Con las falsas siembras se prepara el terreno para sembrar pero se espera a que broten las primeras hierbas, se vuelve a arar para eliminarlas y solo entonces se procede a la siembra definitiva de las patatas ecológicas.

Otra dificultad añadida para el cultivo de patata ecológica es la necesidad de preparación previa del terreno durante varias temporadas. Esto significa que hay que dejar que el terreno se limpie de todos los restos de productos químicos que se hayan podido utilizar con anterioridad.

Beneficios de las patatas bio o patatas ecológicas

La razón por la cual las patatas se han extendido por todo el mundo  y han sido ampliamente aceptadas en todas las culturas es porque almacenan gran cantidad de energía y nutrición, que incluye vitaminas , minerales y compuestos orgánicos esenciales.

Pueden prepararse de infinidad de maneras diferentes y le gustan a todo el mundo.patatas bio

La mayoría de los nutrientes en una patata están justo debajo de su piel. Si comes la piel junto con la parte interna, obtienes todos estos nutrientes o, de lo contrario lo que comes son hidratos de carbono.

Contenido en minerales de las patatas bio

patatas son ricas en potasio y también contienen calcio, hierro y fósforo. La mayor concentración de estos minerales se encuentra en la piel de las patatas, por lo que resulta beneficioso su consumo, por supuesto, siempre que estemos hablando de patatas ecológicas, sin el uso de herbicidas perjudiciales en su producción.

Contenido de vitaminas en las patatas ecológicas

Las patatas contienen  grandes cantidades de vitamina C, En concreto una porción de 100 g contiene aproximadamente 17 mg de vitamina C.

Además de esto, también contienen vitamina A , B y P.

Contenido de almidón y agua en las patatas bio

Las  papas contienen aproximadamente un 70-80% de agua y un 17% de almidón y son una de las mejores fuentes naturales de almidón. Sin embargo, debes evitar comer patatas germinadas, ya que la germinación conduce a la conversión del almidón en azúcar .

Beneficios para la salud de las patatas ecológicas

Estos beneficios para la salud incluyen su capacidad para mejorar la digestión , reducir los niveles de colesterol , aumentar la salud del corazón , protegerse de pólipos, prevenir el cáncer y controlar la diabetes. En todos los casos, el consumo excesivo puede producir obesidad y eliminar todos los beneficios que se describen a continuación.

Fortalecen el sistema inmunológico, reducen los signos del envejecimiento, protegen la piel , aumentan la circulación, reducen la presión sanguínea, mantienen el equilibrio de líquidos, reducen el insomnio y ayudan en el cuidado de los ojos.

Dado que las patatas contienen predominantemente   carbohidratos, son fáciles de digerir y también facilitan la digestión. Esta propiedad los convierte en una buena dieta para bebés o para aquellos que no pueden digerir alimentos duros, pero que necesitan energía.

La vitamina C y el complejo B, así como los minerales como el potasio, el magnesio , el fósforo y el zinc , son  buenos para la piel. Incluso puede utilizarse la pulpa triturada de la patata como ayuda para eliminar granos y manchas en la piel y como alivio rápido contra las quemaduras leves.

Además de las vitaminas (complejo B, C), minerales y fibra, las patatas también contienen ciertas sustancias llamadas carotenoides (luteína, zeaxantina). Los carotenoides son beneficiosos para la salud del corazón y el funcionamiento de otros órganos internos.