Las bio manzanas. Manzanas ecológicas

¿Cuáles son son beneficios de las manzanas ecológicas, las bio manzanas?

“An apple a day keeps the doctor away”(una manzana al día te mantiene lejos del Doctor) dicen los ingleses. ¿Sabías que comer una manzana con piel nos protege del infarto, de algunos tipos de cánceres y ayuda a retrasar enfermedades como el parkinson y el alzheimer?

Es cierto que se llevan a cabo actividades de control para asegurar el cumplimiento y la aplicación adecuada de los plaguicidas y pesticidas en los cultivos. Sin embargo, según el Environmental Working Group (EWG), la manzana encabeza la lista de las frutas y verduras más contaminadas con pesticidas. ¿Qué podemos hacer ante un aluvión de informaciones tan contradictorias sobre las manzanas?

Además, estamos acostumbrados a encontrar manzanas durante todo el año en el supermercado, pero las manzanas son un producto natural de la estación de otoño. ¿Que hacen las empresas para asegurar ese consumo constante cuando no es temporada de manzanas? La respuesta más sencilla está clara: se importan manzanas del otro lado del planeta.bio manzanas

Esta solución no sería tan mala si no fuera porque el tiempo de transporte hace que la recolección de las frutas se haga cuando todavía no han alcanzado su punto de maduración y porque, en algunos casos, no podemos asegurar  el tratamiento que han recibido esos cultivos tan lejanos.

Cuando las manzanas convencionales siguen siendo del país, pero las consumimos fuera de temporada es porque las manzanas recolectadas en otoño se han almacenado cámaras refrigeradoras.  (entre 5° y 8° C de temperatura) Permanecen allí durante meses para que podamos consumirlas en pleno verano. ¿Qué es lo que queda de las bondades de una manzana  después de estos meses?

Frente a todas estas preguntas encontramos que la manzana ecológica está llena de bondades: pobre en calorías, rica en antioxidantes y fibras… y podemos consumirla sin moderación.

Independientemente del origen, las frutas y verduras frescas siempre deben lavarse antes de comerlas crudas y también es conveniente lavarlas antes de pelarlas o cortarlas para evitar que las impurezas de la superficie puedan pasar a la carne a través del propio cuchillo.

Para aprovechar al máximo las propiedades y disfrutar del sabor de la manzana,  debemos buscar siempre manzanas ecológicas y de cercanía, es decir, cultivadas en nuestra zona.

No nos dejemos engañar por el aspecto liso, brillante y uniforme de las manzanas del supermercado. Elijamos las variedades locales, no importa que tengan imperfecciones en la piel o diferencias de tamaño, las manzanas pequeñas también están buenísimas. Eso sí, estarán buenas si las comemos en su temporada de otoño. En verano y primavera podemos reemplazarlas por otras frutas como las fresas, las cerezas o las ciruelas.

Beneficios de la manzana ecológica en la dieta

Los beneficios de la manzana han formado parte de la cultura popular durante siglos. Aquí tenemos alguna de las ventajas de consumir manzanas ecológicas:

Las manzanas contienen unas 50 kcal por cada 100 gramos, por lo que resulta especialmente beneficiosa para las dietas de control de peso.

El consumo de manzanas (con piel) nos ayuda a cuidar  de nuestro sistema digestivo, regula el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Es beneficiosa para  facilitar las digestiones y resulta muy útil para el ardor de estómago. Al mismo tiempo son un remedio natural en caso de diarrea (en este caso sin piel)

La manzana tiene un efecto depurativo sobre el organismo y es útil para evitar la retención de líquidos. Al mismo tiempo contribuye a mantenernos hidratados ya que contiene un 85% de agua en su composición.

La manzana ayuda a evitar problemas cardiovasculares porque ayuda a reducir los niveles de colesterol. También regula los niveles de glucosa en sangre.

Las manzanas mejoran nuestras defensas  e inhibe la proliferación de células tumorales.

Ayudan a dormir y descansar mejor y promueve el desarrollo cognitivo. Es muy beneficiosa para la artritis y la gota.